jueves, 27 de noviembre de 2008

AQUEL OTOÑO DEL 85


Bien es sabido por todos mi gran afición por el Terror y los Monstruos, por los temas macabros y la parapsicología.
Algunos se preguntarán por qué me entusiasman tanto estas cosas. Todo viene de largo, desde que tengo uso de razón siempre me han interesado los Monstruos. Yo no jugaba al fútbol, como todos los niños, ni me gustaba practicar deportes, ni hablaba de coches o de motos, o de tantas otras cosas que interesaban a los niños de mi edad. A mí me gustaban los Monstruos, los comics, los cromos y los muñecos.
Muchos años han pasado ya y mucha de la gente que me decía con sonrisa irónica: “ya cambiarás” se han tenido que tragar sus palabras, porque en realidad ese pequeño “Monstruo” que habitaba en mi interior ha ido creciendo poco a poco llegando a convertirse en una criatura ávida de sangre, que intenta recapitular día a día todo lo relacionado con el mundo del Terror y los Monstruos, cualquier mínima aportación, cualquier colección perdida de cromos, novelas o comics, cualquier figura por pequeña que sea relacionado con algún Monstruo (famoso o no) y cualquier película que trate el tema, directa o indirectamente es el menú principal que esta criatura necesita digerir día a día.


Recuerdo mi primera película de Terror. Fue Nosferatu, el clásico de Murnau, la cual ví por primera vez a la nada desdeñable edad de 4 años, corría el año 80. Los detalles no los recuerdo con claridad, todo está borroso y confuso, perdido en algún rincón oscuro de mi memoria, sólo se que me fascinaba, aquella estética, aquellos colores sepia, aquel castillo (que más tarde visité en persona), aquella mirada inquietante de Max Schreck, aterrador en el papel del Conde Orlok, y aquel mundo desconocido que se abría paso ante mí fue algo que marcó mi vida para siempre. No podía entenderlo, pero por alguna extraña razón me sentía atraído hacia todo aquello.


Sin embargo, algo fallaba. ¿No se trataba acaso de películas de Terror? ¿Por qué a mí no me daban miedo?
Todo aquello cambió aquel otoño del 85 y hubo un único responsable, la película (en este caso, Miniserie) que logró realmente aterrarme y que hoy en día está entre mis favoritas. Hablo ni más ni menos que de “El Misterio de Salem’s Lot”.
Año 1985, 9 años de edad, las vacaciones de verano tocaban a su fín y el curso escolar estaba a punto de comenzar. En alguna revista leí la noticia (la pena no recordar en cual, para buscarla). Mi madre hablaba de ello varios días antes.

- Rubén, ¿Has visto lo que van a echar el próximo Martes? “El Misterio de Salem’s Lot”, por lo que cuentan aquí parece ser una serie aterradora…

Mis ojos salieron de sus órbitas en el momento que ví el rostro azulado del vampiro jefe “Mr Barlow” en una foto de cabecera que había en la revista. Seguí leyendo en encabezado que recuerdo perfectamente decía: “Vampiros y Brujas en la mansión de Salem’s Lot”.

Aquel día quedó grabado a sangre y fuego en mi retina para los restos de mi vida. Deseaba más que nada en el mundo ver aquella serie de Vampiros. Ya por aquel entonces los Vampiros eran mis Monstruos favoritos, y aquella serie prometía “molar” de lo lindo.

Pasaron los días que yo contaba ansiosamente y llegó el Martes deseado en el que TVE1 iba a emitir por primera vez el primer episodio de “Salem’s Lot”. Ya el nombre me infundía respeto, pero incauto de mí… no sabía aún lo que me esperaba... horrores inimaginables que me marcaron de por vida se dieron cita en aquella serie, la única que ha logrado aterrarme de verdad.

Llegó la hora señalada, los créditos se abrían mientras mis ojos infantiles de niño de 9 años altamente impresionable eran incapaces de parpadear. En el sofá del salón en medio de mi padre y mi madre empecé a ver “El Misterio de Salem’s Lot” por primera vez en mi vida.

Al principio todo era normal. “Una peli más de miedo”, pensé, pero a medida que iba avanzando la trama, las cosas iban siendo cada vez más serias, hasta que llegó aquella fatídica escena en la que “Ralphie Glick”, se perdía en el bosque y era atacado por una extraña sombra. Todo aquello hacía vaticinar lo que estaba apunto de acontecerse, pero el momento cumbre no tardó en llegar… La famosa escena en la que Ralphie, completamente vampirizado y en pijama, flotando como espectro de la noche, en mitad de la niebla, con dientes afilados y ojos amarillentos, llamando a la ventana de su hermano Danny para que le abriera.
Aquella fue la escena determinante, la escena que más miedo me dio de todo cuanto había visto antes, aquel niño decrépito, rozando con sus afiladas uñas la ventana de la habitación de su hermano y llamándole con voz susurrante para que le abriera la ventana porque quería reunirse con él. ¡¡¡Fue tremendo!!!

Como primer episodio no estuvo nada mal, sin embargo esa misma noche yo también recibí una visita… Ralphie Glick llamaba a mi ventana, quería llevarme con él al reino de las sombras, al reino de los no muertos. Un grito en la noche hizo que mis padres se despertaran y enojados dijeran aquella frase que tanto temía escuchar: “Ya no volverás a ver Salem’s Lot”.

Fue uno de los disgustos más grandes de toda mi vida, aún recuerdo lo que lloré al oír aquello. Era cierto que me había dado miedo, incluso había soñado con aquellos vampiros, pero algo en mi interior quería saber como acabaría aquella serie que me había aterrado y entusiasmado a partes iguales, necesitaba ver como fuera el azulado rostro de Mr Barlow, aunque muriera aterrado por el Shock.

Una semana entera, día y noche, estuve dando la paliza a mis padres, con el fin de conseguir mi objetivo: ver el siguiente capítulo de “Salem’s Lot”. No podía quedarme con aquella intriga que me carcomía por dentro, necesitaba experimentar el miedo una vez más, en su estado más puro...

Entre los demás niños no se hablaba de otra cosa: “¿Viste el Misterio de Salem’s Lot”?
¡Que miedo! ¡Pues a mí mis padres me mandaron a la cama, y eso que era de un solo rombo! (Por cierto... aún no me explico como “Salem’s Lot” tuvo un solo rombo cuando era un claro ejemplo de que tenía que tener 2, y 3 si los hubiera...).

Llegó el siguiente Martes y mi ánimo estaba por los suelos, sólo un milagro podía hacer que viera la serie, y... ¡el Milagro ocurrió! Para mi regocijo, finalmente logré convencer a mis padres para ver el segundo capítulo...
Nuevamente, acongojado en el sofá y acurrucado, pude ver la continuación de aquella maravillosa serie, y nuevamente estuve a punto de morir del horror, con Ralphie Glick que seguía aporreando la ventana de su hermano, esta vez en el hospital, y con el final de la segunda parte, dónde Danny Glick, ya transformado en vampiro es enterrado en un nicho dónde el sepulturero desciende para toparse directamente con el pequeño y diabólico vampiro.

La historia volvió a repetirse, pero ya de nada me sirvieron los ruegos y las lágrimas... el tercer y último capítulo me fue prohibido, con el trauma que una prohibición de tal envergadura supone para un niño de 9 años fan incondicional de los Vampiros.
Mi madre puso la triste excusa que en la tercera parte aparecía el vampiro jefe, y que no iba a poder resistirlo. Supongo que estaba en lo cierto, porque creo que si por aquel entonces hubiera visto la decrépita cara ojerosa de Mr. Barlow habría muerto víctima del pánico. Pero lo que mis padres nunca supieron, fue que en la nocturnidad de la noche, acurrucado en el pasillo, desde un punto estratégico que daba directamente a la televisión, aquel niño de 9 años pude ver por fin el rostro de Mr.Barlow, aunque se tapara los ojos de vez en cuando...



8 comentarios:

Omaha Beach Boy dijo...

El colega Barlow es un vampiro como Dios manda, Morkai. Considero que esta novela de King es de las mejorcitas, junto con LA ZONA MUERTA, la serie de Salem's Lot igual, yo que la vi con diez años más que tú casi te podría decir que causó la misma expectación en mí que a ti que eras prácticamente un niño.

LLevo años esperando que salga en DVD pero no hay manera.

No veas lo que agradezco estos escaneos del TP. Me los he guardado en el PC con tu permiso.

Un saludote.
Urko.

Valentín VN dijo...

A todos nos pasaba lo mismo. Éramos unos canijos.
Por cierto, Phantasma (la primera)la recuerdo muy bien. No daba miedo, pero las bolas eran muy chulas.

Morkai dijo...

Urko, El Misterio de Salem's Lot ha salido ya hace un tiempo en DVD, yo ya me la he pillado, con el título que le pusieron en España a la edición de video amparada en el Phantasma de Coscarelli "Phantasma II", además está la miniserie íntegra, a diferencia del VHS de venta y alquiler que estaba condensado en plan largometraje, con mucho metraje cortado. Además esta edición de DVD te trae 2 discos.

renuente dijo...

Interesante blog Morkai,

Por cierto, no sé si te acuerdas de la serie emitida en tve "El Pequeño Vampiro" basada en los libros de Angela Sommer-Bodemburg. Yo tendría 5 o 6 años y tengo unos recuerdos muy vagos de la serie de televisión; no sé que repercusión tuvo, si alcanzó el éxito en España o por el contrario pasó desapercibida.

Morkai dijo...

Pues sí Renuente, me encanta el pequeño Vampiro. De hecho tengo la serie completa, aunque un par de episodios están en alemán :(
La serie fue emitida en los años 80sobre el 87 o el 88 aquí en España, tendré que investigar la fecha exacta. Yo la veía siempre. De hecho soy fan del pequeño vampiro, de los libros y de la serie. Nada que ver la nueva serie y la nueva película que bajo mi punto de vista es muchísimo peor!!!

El Abuelito dijo...

Un blogo la mar de entretenido, adoro los monster toys también, y las envolturas de chicles y juguetes modestos en donde aparezca un bicharraco monstruoso... voy a enlazarle en el mío, y sí, le confirmo, con una edad mucho más avanzada que la suya: nuestra historia (la de todos los que nos gustan estas cosas) es común, con las únicas diferencias por generaciones... en mi caso el motivo atracción-repulsión en la infancia, con su rosario de prohibiciones, pesadillas nocturnas y pasión secreta fue el ciclo que la dos de la tele daba con las de Drácula y Frankenstein de la Universal... así me he quedado... pillado para siempre, como usted, con el género y sus iconos. Lo dicho, le enlazo.

metal80 dijo...

Mi ennhorabuena por este gran Blog. Sobre 'El misterio...? mi recuerdo más freak es cuando se rodó. Me explico. Había una revista que todos conocemos llamada PRONTO que se destacaba por las trolas de su portada. Un buen dia vi en un quiosco el siguiente titular: "David Soul muerto".
Ni que decir tiene que la noticia fue impactante, porque todos sabíamos que David era nuestro héroe Starsky. El caso es que cuando pude ver la noticia en casa de algún amiguete, el asunto era que en las páginas interiores traía el siguiente titular: "David Soul muerto... de miedo en el rodaje de su nueva serie" ja,ja, que cabritos estos del pronto, ¡como saían vender!. El caso es que treinta años después (+ ó -) aún me acuerdo de la anécdota.... que cosas.

metal80 dijo...

Mi ennhorabuena por este gran Blog. Sobre 'El misterio...? mi recuerdo más freak es cuando se rodó. Me explico. Había una revista que todos conocemos llamada PRONTO que se destacaba por las trolas de su portada. Un buen dia vi en un quiosco el siguiente titular: "David Soul muerto".
Ni que decir tiene que la noticia fue impactante, porque todos sabíamos que David era nuestro héroe Starsky. El caso es que cuando pude ver la noticia en casa de algún amiguete, el asunto era que en las páginas interiores traía el siguiente titular: "David Soul muerto... de miedo en el rodaje de su nueva serie" ja,ja, que cabritos estos del pronto, ¡como saían vender!. El caso es que treinta años después (+ ó -) aún me acuerdo de la anécdota.... que cosas.

 
esta y mas plantillas aqui